Audifonos

Disponemos de una amplia gama de audífonos con las mayores y más actuales prestaciones técnicas del mercado. Desde los mas sencillos hasta los mas modernos, todos nuestros audífonos son 100% digitales, con garantía absoluta de satisfacción y comodidad.

En la actualidad prácticamente el 100% los audífonos incorporan tecnología digital. Sin embargo, esto no debe confundirnos. Dentro de la tecnología digital los audífonos pueden disponer de más o menos prestaciones y funciones. La elección del circuito debe estar indicada por el estilo de vida y las necesidades de comunicación del usuario.

Superior: Audífonos automáticos. Ideales para las personas que pasan mucha parte de su tiempo en lugares bulliciosos y que cambian de ambiente sonoro varias veces al día. Nivel de comunicación social alto.

Avanzada: Es la tecnología idónea para personas con un estilo de vida activo sin estar sometidos a excesivo bullicio (conciertos, eventos deportivos). Nivel de comunicación social medio-alto.

Calidad: Prestaciones para personas que se desenvuelven en ambientes sonoros suaves y tranquilos. Nivel de comunicación social bajo-medio.

Standard: Desarrollada para personas que se comunican con un solo interlocutor a un tiempo, en entornos controlados y tranquilos. Nivel de comunicación social bajo.

Básicos: Audifonos muy básicos para repuesto o para personas mayores con un nivel de comunicación social muy bajo.

 

¿Qué es un audífono?
Un audífono es un dispositivo electrónico a pila que amplifica y cambia el sonido para permitir una mejor comunicación. Los audífonos reciben el sonido a través de un micrófono, que luego convierte las ondas sonoras en señales eléctricas. El amplificador aumenta el volumen de las señales y luego envía el sonido al oído a través de un parlante.

¿Cuán común es la pérdida de audición y qué la causa?

Hay diferentes tipos de pérdida de audición. La pérdida de audición conductiva ocurre cuando algo impide que las ondas sonoras pasen al oído interno. Esto puede ocurrir por una variedad de problemas, incluidos la acumulación de cerilla (cerumen), la infección, líquido en el oído medio (infección del oído u otitis media) o por la perforación del tímpano. La pérdida de audición neurosensorial (nervio) ocurre cuando el nervio auditivo o las células ciliadas del oído interno (cóclea) son dañados por la edad, el ruido, enfermedades, lesiones, infecciones, por un traumatismo encéfalocraneano, medicamentos tóxicos, o por una condición hereditaria. La pérdida de audición mixta es una combinación de las dos. A menudo la pérdida de audición conductiva puede corregirse con tratamiento médico o quirúrgico, mientras que la neurosensorial usualmente no puede ser revertida.
Las personas con pérdida de audición pueden experimentar alguno de los siguientes problemas o todos:
Dificultad para escuchar conversaciones, especialmente cuando hay ruido de fondo.
Chicheo, ronquido o zumbido en los oídos (tinnitus o acúfenos).
Dificultad para oír la televisión o la radio a un volumen normal.
Fatiga e irritación causada por el esfuerzo para oír.
Mareo o problemas de equilibrio.

¿Cómo puedo determinar si estoy perdiendo la audición?

Si usted piensa que quizás sufre pérdida de audición, visite a su médico, quien podrá referirlo a un otorrinolaringólogo o a un audiólogo. Un otorrinolaringólogo es un médico que se especializa en los trastornos de oído, nariz y garganta, e investigará la causa de la pérdida de audición. Un audiólogo es un profesional de la salud del oído que identifica y mide la pérdida de audición y realizará una prueba auditiva para evaluar el tipo y grado de la pérdida.

¿Cómo pueden ayudar los audífonos?

Sobre la base de los resultados de la prueba de audición, el audiólogo puede determinar si los audífonos serán de ayuda. Los audífonos son particularmente útiles para mejorar la comprensión auditiva y del habla de las personas con pérdida de audición neurosensorial. Al elegir un audífono, el audiólogo considerará su capacidad auditiva, su trabajo y actividades en el hogar, sus limitaciones físicas, trastornos médicos y preferencias cosméticas. Para muchas personas, el costo también es un factor importante. Usted y su audiólogo deben decidir si el uso de uno o dos audífonos será mejor para usted. El uso de dos audífonos puede ayudar a equilibrar los sonidos, mejorar la comprensión de palabras en situaciones ruidosas y hacer que la fuente de sonidos sea más fácil de ubicar.

¿Cuáles son los diferentes tipos de audífonos?

Existen varios tipos de audífonos. Cada uno de ellos ofrece ventajas diferentes, dependiendo de su diseño, niveles de amplificación y tamaño.
Existen cuatro estilos básicos de audífonos para personas con pérdida de audición neurosensorial:
Los audífonos endoaurales o intraauriculares (ITE, por su sigla en inglés) caben completamente en el oído externo y son usados en los casos de pérdida de audición leve a severa. La caja, que contiene las partes del audífono, se hace de plástico duro. Los ITE pueden acomodar mecanismos técnicos agregados, como el telespiral, un pequeño espiral magnético contenido dentro del audífono que mejora la transmisión de sonido durante las llamadas telefónicas. Los ITE pueden ser dañados por la cerilla y el drenaje de los oídos y su tamaño pequeño puede causar problemas de ajuste y de retroalimentación. Los niños generalmente no los usan porque las cubiertas necesitan ser reemplazadas de acuerdo al crecimiento del oído.
Los audífonos reticulares (BTE, por su sigla en inglés) se usan detrás del oído y están conectados a un molde de oreja plástico que cabe dentro del oído externo. Las partes de éste se ponen en una caja detrás del oído. El sonido se desplaza a través del molde al interior del oído. Los BTE son usados por personas de todas las edades con pérdida de audición leve a profunda. Los BTE que estén mal ajustados pueden causar retroalimentación, un silbido causado por el ajuste del audífono o por la acumulación de cerilla o líquido.
Los audífonos intracanales caben en el canal del oído y están disponibles en dos tamaños. El audífono intracanal (ITC, por su sigla en inglés) está diseñado a medida para ajustarse al tamaño y a la forma del canal del oído y se usa en los casos de pérdida de audición leve a moderadamente severa. Los audífonos de inserción profunda (AIC, por su sigla en inglés) están ocultos dentro del canal del oído y se usan en casos de pérdida de audición leve a severa. Debido a su tamaño pequeño, los audífonos intracanales pueden ser difíciles para el usuario de ajustar y extraer y no tienen espacio para añadir otros dispositivos, como el telespiral. Este tipo de audífonos también puede ser dañados por la cerilla y el drenaje de los oídos. Usualmente no se recomiendan para los niños.
Los audífonos corporales se usan en personas con pérdida de audición profunda. El audífono se adhiere a una faja o a un bolsillo y se conecta al oído por un cable. Debido a su gran tamaño, tiene la capacidad para incorporar muchas opciones de procesamiento de señales, pero se usa generalmente sólo cuando otros tipos de audífonos no se pueden usar.

¿Todos los audífonos funcionan de la misma manera?

Los mecanismos internos de los audífonos varían entre los aparatos, aunque sean del mismo estilo. Se usan tres tipos de sistema de circuitos o electrónicos:
Análogo/regulable: El audiólogo determina el volumen y otras especificaciones que usted necesita en su audífono y luego un laboratorio lo construye siguiendo esas especificaciones. El audiólogo mantiene cierta flexibilidad en las especificaciones para luego realizar ajustes. Este tipo de sistema electrónico es en general el menos costoso.
Análogo/programable: El audiólogo usa una computadora para programar su audífono. El sistema de los audífonos análogos/programables puede acomodar más de un programa o especificación. Si el audífono está equipado con un dispositivo de control remoto, la persona que lo lleva puesto puede cambiar el programa para acomodarlo a cualquier ambiente auditivo. El sistema análogo/programable puede ser usado en todos los tipos de audífonos.
Digital/programable: El audiólogo programa el audífono con una computadora y puede ajustar la calidad del sonido y el tiempo de respuesta individualmente. Los audífonos digitales tienen un micrófono, receptor, batería y un microprocesador–chip–de computadora. El sistema digital proporciona mayor flexibilidad al audiólogo para realizar ajustes. Este tipo de circuito puede usarse en todos los tipos de audífonos y es, generalmente, el más costoso.

¿Qué puedo esperar de mis audífonos?

El uso exitoso de audífonos toma tiempo y paciencia. Los audífonos no restaurarán la audición normal ni eliminarán el ruido de fondo. La adaptación a un audífono es un proceso gradual que involucra aprender a escuchar en una variedad de ambientes y habituarse a oír sonidos distintos. Trate de familiarizarse con los audífonos en circunstancias no estresantes unas pocas horas a la vez. Hay programas disponibles para ayudar a los usuarios a dominar las nuevas técnicas auditivas y desarrollar aptitudes para manejar mejor la pérdida de audición. Contacte a su audiólogo para mayor información acerca de los programas que pueden ajustarse a sus necesidades individuales.

¿Qué problemas podría experimentar mientras me acostumbro
a mis audífonos?

Familiarícese con su audífono. Su audiólogo le enseñará cómo usar y mantener sus audífonos. Además, practique cómo ponerse y sacarse los audífonos, ajustar el volumen, limpiarlos, cómo identificar el audífono izquierdo del derecho y cómo reemplazar las pilas.
Los audífonos pueden ser incómodos. Pregúntele al audiólogo por cuánto tiempo debe usar los audífonos durante el período de acostumbramiento. Además, pregunte cómo probarlos en aquellas situaciones en las cuales tiene problemas para escuchar, y cómo ajustar el volumen y/o programa para los sonidos que son demasiado fuertes o demasiado suaves.
Su propia voz puede sonar demasiado fuerte. Este efecto se llama de oclusión y es muy común en los nuevos usuarios de audífonos. Su audiólogo quizás pueda–o talvez no–corregir este problema; sin embargo, la mayoría de las personas se acostumbra con el transcurso del tiempo.
Su audífono “silba”. Cuando esto sucede, es porque está experimentando retroalimentación, causada por la posición del audífono o por la acumulación de cerilla o líquido. Visite a su audiólogo para hacer ajustes.
Usted puede oír el ruido de fondo. Recuerde que un audífono no separa los sonidos que usted quiere oír de los usted no desea escuchar, pero también puede que exista un problema con el audífono mismo. Converse esto con su audiólogo.

¿Cuáles son las recomendaciones para cuidar mis audífonos?

Las siguientes sugerencias le ayudarán a cuidar sus audífonos:
Mantener los audífonos lejos del calor y la humedad.
Reemplazar las pilas agotadas de inmediato.
Limpiar los audífonos como está indicado.
No usar laca u otros productos de cuidado para el pelo mientras esté usando los audífonos.
Apagar los audífonos cuando no estén en uso.
Mantener las pilas y los audífonos pequeños lejos de los niños y los animales domésticos.

Compartilo en: