Síndrome visual del computador

Hace ya varios años que se ha demostrado el impacto sobre la salud visual que provoca el exceso de imágenes y una exposición permanente frente a monitores, ya sean televisión, computadoras o video juegos.

Sin embargo y a pesar de ello, las computadoras – lógicamente – continúan incrementando su nivel de uso, tanto en el ambiente domestico como en el trabajo. Esta habito exige cada vez mas a nuestros ojos, generando consecuencias no imaginables en el corto plazo, como el Síndrome Visual del Computador (CVS, de acuerdo a sus siglas en ingles), o fatiga visual. Este problema afecta a entre el setenta y el noventa por ciento de los usuarios de computadoras, pero también de teléfonos y otro tipo de pantallas. Generalmente los síntomas mas comunes son cefaleas de origen visual (Frontal, Temporal e Occipital), hipertermia, ojo seco, somnolencia y vista cansada.

Cuando usamos la computadora o la televisión movemos poco el globo ocular y llegamos a pestañar cinco veces menos que la media normal, perjudicando así el cambio del film lagrimal (película responsable de la humedad de la superficie del globo ocular). Otro factor importante que incide en esta patología, son los casi diecisiete millones de colores generados por los monitores, que sobrecargan la musculatura responsable de hacer foco en el ojo, y de regular la entrada de luz a la retina. También tienen consecuencias, la iluminación del ambiente, la posición del monitor, y la del usuario frente al mismo.

Por lo tanto la mejor forma de evitar este síndrome (o fatiga visual) es la precaución, recomendándose cuidados tempranos al respecto, como realizar ejercicios oculares y utilizar lentes con tratamiento anti reflejo.

Una de las recomendaciones es que todos los usuarios de computadoras realicen pausas periódicas para descansar, por no menos de cinco a diez minutos cada dos horas de trabajo continuo frente al monitor. Algunos ejercicios posibles con: cubrirse los ojos con las palmas de la mano, levantarse de la posición de observación del monitor y perder la vista, caminar por el ambiente buscando focalizar en algún objeto a una distancia no menor a siete metros, y – por ultimo – realizar movimientos que estimulen los músculos oculares (como rotaciones monoculares y binoculares). Finalmente, también es aconsejable para los usuarios de este tipo de equipos, examinar periódicamente su visión con un profesional de la salud visual, quien podría indicarle o sugerirle le uso de lentes especiales con filtros anti brillo.

 

Fuente: Revista en Foco – edición 17

Compartilo en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *